26 de septiembre de 2011

Muriendo lentamente

Dicen que el tiempo cura todas las heridas.... Esa es una GRAN mentira.
El tiempo hace que la superficie parezca cicatrizada pero la herida en sí cada vez es más profunda, más dolorsa. Pensé que con el tiempo el dolor se iba a ir, o por lo menos disminuir un poco pero no, cada día que pasa duele un poco más. No te sientas culpable de mi tristeza, fuiste una de las cosas más hermosas que me pasó.
Necesito tanto hablarte, contarte cómo va mi vida.Decirte que ya sé qué voy a hacer con mi vida el año que viene, contarte todos mis proyectos. Seguramente los escucharías con mucha atención y aunque no estuvieses tan de acuerdo me apoyarías y aconsejarías, como hacías con todo.
Todavía sigo esperando que me llames y me digas que todo era una joda de mal gusto, que simplemente te habías ido de viaje pero que ya estabas de vuelta. 
Hace poquito empezó la primavera, sabés? Y por primera vez en mi vida no quiero que llegue el verano. No me imagino un verano sin vos.Quiero que se nuble y nunca más salga el sol, porque ya no vale la pena que brille sin nuestras charlas hasta las seis de la mañana, las tardes de truco con los chicos en la arena, los helados, las cenas en Alem o simplemente las tardes enteras tiradas en la playa escuchando música y mirando el mar.Extraño mirarme con alguien y que me entienda en seguida. Cuesta no tener a nadie a quien contarle todo sin filtro, sentirse tan sola. Sin vos me siento caer en un vacío del que no hay forma de salir. Cuesta abrir los ojos todas las mañanas sabiendo que vos ya no estás. Muchas veces quisiera irme con vos, volar lejos de acá y no volver nunca más ¿Para qué carajo seguir viviendo así?    
             
Jamás entendí porque me querías tanto (será que yo nunca me quise). Pero era increíble tu cariño incondicional hacia mí. Eras de las poquitas personas que  realmente siento que me quieren. Y tengo un sentimiento de culpa enorme por no haberte demostrado lo mucho que te quiero, me lo reprochaste tantas veces... Y siempre te contestaba que yo no soy demostrativa que no ando diciendo te quieros por ahí, que no me surgen. No me hubiese imaginado que lo único que iba a querer hacer por el resto de mi existencia era decirte lo mucho que te quiero  con el alma mientras te abrazo fuerte para no dejarte ir.
 Nunca había estado tan segura de algo como de que nuestra amistad iba a durar toda la vida, que ibas a ser una de esas personas a las cuales yo iba a tener siempre. Pero me equivoqué, me quedé sola. Me falta una parte muy importante de mí.Un importantísimo soporte.
Tenías razón, los chicos son un amor. Se viven preocupando por mí, me tratan con mucho cariño. Y es lógico, nos dejaste a todos con un miedo a la pérdida enorme. A veces siento que me sobreportegen demasiado, es lógico.. a todos nos quedó un sabor muy amargo. Desde que te fusite no los volví a ver, no quise ir más a Buenos Aires. Cada rincón de capital me hace acordar a vos, es muy fuerte para mí.Pero a la vez siento un deseo muy grande de ir a donde vivías, volver a entrar a tu casa y charlar y tomar mates mientras comemos facturas ( siempre tus papás me compraban facturas) con tus papás, tu abuela, tu hermanito y creer que estás ahí, sentirte entre nosotros...como si nunca te hubises ido.
 Ayer estaba pensando en las "ironías" de la  vida. Me acuerdo que la última vez que fui a Buenos Aires ( la última vez que te vi sonreir) yo te jodía con ir al  Cementerio de Chacarita porque ahí estaba enterrado "mi general". ¡Cómo me  gustaba hacerte enojar hablando de Perón! Sigo sin entender por qué te molestaba tanto. Como yo no sabía dónde quedaba Chacarita, vos me dijiste que me ibas a acompañar la próxima vez que vaya a Baires  y nos reíamos de la boludez que ibamos a hacer. Ayer caí en la cuenta que la próxima vez que vaya hasta allá, efectivamente, voy a ir a Chacarita pero a llevarte flores. No puedo imaginar tu nombre en una lápida. Te juro, cada vez que lo pienso lloro por horas ( No te miento, creo que tengo el récord en lágrimas derramadas).
Lamentablemente  en el único lugar que te puedo encontrar es en mis recuerdos, te prometo que con el tiempo voy a aprender a recordarte con una sonrisa. Pero por ahora no puedo, perdoname...Sé que si me vieras llorar como lloro todos los días desde que te fuiste,  me abrazarías y me reprocharías que  esa no es la forma que querés que te piense.
 No entiendo cómo el mundo es capáz de seguir girando, habrá que tratar de bailar a su ritmo, aunque se me haga tan cuesta arriba y sea tan incomprensible todo esto para mí. Como leí en Rayuela: "la esperanza es la vida misma defendiéndose" Mi motor hoy por hoy es esa esperanza  que está puesta en algún día poder levantarme y volver a sonreír.

1 comentario:

  1. Te quiero y eso es todo lo que puedo decir. Bellas palabras.

    ResponderEliminar